Todo Sobre el Seguro de Caución

Todo Sobre el Seguro de Caución

Un seguro de caución es un contrato mediante el cual una compañía de seguros, en beneficio del asegurado, garantiza el cumplimiento de las obligaciones de un tomador.

En otras palabras, el asegurador es responsable de la compensación al asegurado en caso de que el tomador del seguro no cumpla con las obligaciones establecidas en el contrato.

Se establecen tres tipos de contratos:

  • El contrato principal, del cual se deducen las obligaciones y derechos de ambas partes
  • El seguro de caución
  • La carta de presentación y el anexo, que regula las relaciones entre el tomador del seguro y la aseguradora

El asegurado puede ser una persona de derecho privado o de derecho público.

Por ello, existe una gran cantidad de agentes que pueden beneficiarse de este tipo de seguros, desde pequeñas y medianas empresas, importadores, exportadores y fabricantes de mano de obra, hasta entidades públicas como estados provinciales, municipios y empresas estatales.

Beneficios del seguro de caución

Un seguro de caución ofrece varios beneficios en comparación con otros tipos de garantías.

En primer lugar, no afecta el crédito del asegurado. No es necesario que el solicitante tenga reservas de capital inmovilizado.

Son más baratos y de más fácil acceso que otras garantías (por ejemplo, garantías bancarias). Los tiempos de transmisión también son más cortos.

En caso de incumplimiento

En general, la póliza de caución no tiene vencimiento sino que finaliza cuando se establece que el tomador del seguro ha cumplido con las obligaciones establecidas o cuando indemniza al asegurado por algún incumplimiento del contrato.

Cuando el tomador del seguro no cumple con sus obligaciones contractuales por causas imputables, surge un reclamo. En esta situación, el asegurador responde indemnizando los daños ocasionados al asegurado.

La compañía de seguros simplemente garantiza el pago inmediato al asegurado, pero el tomador de la póliza debe reembolsar a la aseguradora la cantidad que ha tenido que pagar.

Tipos de coberturas

Como se trata de un contrato complementario a un contrato principal, puede ser necesario un seguro de caución en diferentes situaciones.

El seguro puede cubrir obligaciones a realizar, como obras de construcción o reparaciones, obligaciones de prestación, que garantizan la entrega de determinados materiales o servicios, y obligaciones de pago, como garantías y concesiones de alquiler.

También existen otros tipos de obligaciones menos frecuentes, como las que garantizan el correcto desempeño en una actividad o profesión (esto es, por ejemplo, los subastadores).

En general, los tipos de seguros se dividen de la siguiente manera:

Garantías contractuales

Son seguros de garantía para contratos de construcción, seguros y entrega. Puede satisfacer las necesidades de contratos públicos y privados.

Por ejemplo:

  • Oferta de mantenimiento: garantía de obligaciones básicas.
  • Cumplimiento del contrato: asegura que el asegurado cumpla con sus obligaciones en tiempo y forma.
  • Reposición de fondos de reparación: el contratista deberá subsanar las diferencias que pudieran surgir en caso de errores en el trabajo realizado.
  • Progreso: pueden ser significativos o económicos y la cobertura garantiza que se utilicen correctamente.
  • Posesión de bienes y materiales para uso o fabricación.
  • Ejecución de contratos

Garantías aduaneras

Seguro de garantía para empresas exportadoras e importadoras.

Esta categoría contiene las políticas para:

  • Importación/exportación temporal: los derechos de importación o exportación están garantizados por un período de tiempo determinado
  • Diferencia entre aranceles e impuestos: cuando surgen disputas sobre los precios aplicables de los aranceles aduaneros en una importación en particular
  • Documentación faltante: en los casos en que el importador debe proporcionar documentos originales que permitan completar el despacho
  • Activar depósitos de impuestos
  • Tránsito terrestre
  • Envío en consignación

Garantías judiciales

  • Contracautela: garantía contra daño al legado del asegurado en caso de solicitud de cautela ilegítima
  • Sustitución de medidas cautelares: permite liberar el legado dañado por medidas judiciales, ya sea mediante restricciones o embargos.

Alquileres

  • Inmobiliaria privada
  • Bienes raíces comerciales

Concesiones: garantía de pago en contratos de

  • Servicios de concesión
  • Realización de activos concesionales

Profesión o actividad

  • Agencias de turismo: garantía ante la Secretaría de Turismo
  • Administradores, directores y gerentes de empresas comerciales
  • Subastadores, auditores, etc.

Seguro de caución para alquileres

Se requiere una garantía para alquilar una propiedad. Los aseguradores que emiten garantías actúan luego como garantes del inquilino en caso de inconvenientes como deudas o desalojos.

Es la solución ideal si desea alquilar una propiedad sin garantía del propietario.

En estos casos, el seguro de caución es sin duda la mejor solución para alquilar sin aval. También puedes alquilar una garantía bancaria, aunque el coste y el tiempo de entrega son superiores. Por ello, muchas personas prefieren alquilar sin aval bancario y optan por este tipo de seguro.

¿Qué cubre?

El seguro cubre al propietario en las siguientes condiciones:

  • Pago de alquiler
  • Pago de costos
  • Depósito
  • Ocupación inadecuada
  • Impuestos

Requisitos

La documentación a presentar y los requisitos a aplicar pueden variar en función del proveedor de la póliza, pero en términos generales es necesario:

  • El formulario de solicitud de póliza
  • Comprobante de ingresos
  • DNI
  • En el caso de las garantías ofrecidas por los bancos, puede ser obligatorio tener una caja de ahorros o una cuenta corriente.

Se pueden establecer ciertas limitaciones con respecto a:

  • La edad del solicitante
  • Situación laboral y situación fiscal del mismo (varias veces se requiere una estancia mínima de dos años en relación de dependencia)
  • Ingresos en relación con el costo de alquiler de la propiedad
  • Ubicación de la propiedad en la que se concretará el contrato
  • Características físicas de la propiedad (limitaciones de tamaño, por ejemplo)

En caso de presentación de quejas

Cualquier póliza de seguro debe ser autorizada por la Superintendencia de Seguros de la Nación, así como por la compañía de seguros que la emite.

SSN es un organismo público dependiente del Ministerio de Hacienda responsable de regular y supervisar a los operadores del mercado argentino de seguros.

En caso de inconvenientes o situaciones de incumplimiento de contrato por parte de la Aseguradora, comunicarse con la Superintendencia de Seguros de la Nación. Es posible contactar con el SSN a través de su web, en persona o por teléfono.

Para más información, visite la Web de Alquiler Garantizado.